Subastas Judiciales | Qué Son, Cómo Funcionan y Cómo Participar

28/11/2021

Es posible que hayas escuchado acerca de las subastas judiciales y de los bienes que se pueden adquirir en estas a un precio considerablemente menor del que cuestan en sus procesos de venta normales. Sin embargo puede que no tengas muy claro que son este tipo de subastas, cómo se llevan a cabo o el tipo de bienes que se pueden adquirir.

Tomando en cuenta que este tipo de subastas tienen un funcionamiento establecido por ley y que en ellas se pueden de hecho adquirir bienes a precios inmejorables, hoy hemos querido hablarte en detalle acerca de este proceso.

Índice de contenidos

    ¿Qué es una subasta?

    Antes de hablar específicamente acerca de las subastas judiciales, comencemos por entender qué se entiende como una subasta. Este tipo de proceso también conocido como remate, se define como un proceso de venta de bienes que está basado en la competencia directa y por lo general pública, entre varios compradores.

    Lo que sucede es que el bien a subastar o rematar se ofrece a varios posibles compradores y se genera un proceso de ofertas en el que al final el bien se le adjudica al comprador que más dinero ofrezca por este.

    ¿En qué consisten las subastas judiciales?

    subastas judiciales Entendiendo la definición de una subasta es más sencillo comprender la definición de las subastas judiciales. Lo que sucede con estas subastas o remates específicamente es que los bienes que se subastan forman parte del pago de una deuda.

    Esto quiere decir que si un deudor, sea persona física o jurídica, no quiere o no puede hacerse cargo de saldar una deuda con una entidad, esta puede de forma judicial subastar bienes que sirvan para cancelar los compromisos financieros que no se han pagado.

    Se les denomina como subastas judiciales porque son ordenadas por un juez cuando no hay otra forma de conseguir el pago. Una vez que el juzgado decide cuál o cuáles bienes irán a subasta, se pone un precio a estas y el proceso comenzará.

    ¿Cómo funcionan las subastas judiciales?

    Desde 2015 en España todas las subastas judiciales se realizan por internet. Esta decisión se tomó para mantener la transparencia del proceso además de otros beneficios que se perdían cuando se hacían las subastas judiciales presenciales.

    Este proceso de subasta se realiza en su totalidad en el portal del BOE o Boletín Oficial del Estado en el que se anuncian todos los datos importantes acerca de la subasta como por ejemplo:

    • Fecha de inicio y finalización del proceso de subasta
    • Cantidad que se reclama
    • Lotes a subastar
    • Valor de la subasta y de la tasación
    • Puja mínima
    • Tramos entre las pujas
    • Importe del depósito de participación

    Una vez que esta información se publica, el proceso en sí de las subastas judiciales iniciará su tiempo (por lo general 20 días) en el que se reciben las ofertas. En el caso de que la última oferta publicada sea superior a la anterior mejor oferta, la subasta se puede extender por una hora más para ver si se presenta otra mejor oferta. Una vez señalado el mejor postor el bien le será adjudicado. Entonces, los depósitos entregados por los demás postores les serán devueltos.

    Se debe tomar en cuenta que las subastas judiciales pueden ser suspendidas por una serie de razones. Esta suspensión por lo general es llevada a cabo por la Administración de Justicia y puede suceder por ejemplo si a último minuto el deudor hace una promesa de pago.

    ¿Quién puede participar en estas subastas judiciales?

    Desde que este proceso de subasta se lleva a cabo a través de internet, el acceso a estos procesos se ha hecho mucho más sencillo. Esto significa que cualquier ciudadano español puede participar en estas subastas judiciales siempre que haga el depósito por registro que se establece en el 5% del costo tasado del o los bienes a subastar. Si resultamos ganadores de la subasta, solo debemos abonar el resto del monto a pagar por el bien y comenzar a disfrutarlo.

    ¿Qué bienes se pueden subastar?

    Cuando se habla de subastas judiciales los bienes que pueden terminar siendo objeto de una subasta pueden ser de diversos tipos tanto bienes muebles como inmuebles así como acciones, otro tipo de propiedades y derechos.

    Lo que sucede es que cuando se lleva la deuda ante un juez se estudian todas las propiedades del deudor y lo que se lleva a subasta será aquello que signifique en su costo el total de la deuda no pagada. Esto quiere decir que dependiendo de la cantidad de dinero que se deba recaudar el juzgado decidirá lo que se subastará.

    Lo que esto significa es que los bienes pueden ir desde los derechos del deudor a un fondo de ahorro hasta bienes inmuebles como viviendas o bienes muebles como maquinarias. De igual manera se pueden subastar otras propiedades como joyas, acciones o coches.

    Subastas judiciales hipotecarias

    Las subastas judiciales son un tipo de subasta bastante específico y que cuenta con sus propias características. Estos procesos están regulados en la LEC o Ley de Enjuiciamiento Civil en la que se establecen los pasos para llevar a cabo la subasta de este tipo.

    La adjudicación de la propiedad dependerá del tipo de vivienda de la que se trate y se establece mediante un sistema de porcentaje del valor completo de la vivienda dependiendo de ciertas condiciones que son las siguientes:

    • Si se trata de la vivienda habitual del deudor: entre el 60% y el 70% del valor de la subasta
    • Cuando no es la vivienda habitual del deudor: el 50% del valor de la subasta

    ¿Puede el deudor participar en subastas judiciales?

    Esta es una pregunta muy interesante tomando en cuenta que la razón principal de las subastas judiciales es que el deudor o ejecutado no ha podido pagar una deuda, sin embargo es una duda válida. La respuesta es que legalmente no hay ningún impedimento de que el deudor participe en la subasta de sus propios bienes.

    En este caso se le considera como un participante más, es decir, tiene la misma responsabilidad de pagar el 5% de ingreso a la subasta.

    ¿Puede el ejecutado parar la subasta de sus bienes?

    Como ya hemos mencionado anteriormente, el deudor o ejecutado puede parar las subastas judiciales de sus bienes si hace la presentación de una propuesta de pago. En estos casos, el deudor se estará comprometiendo a hacer el pago de la deuda por la que el juzgado ha ordenado la subasta de sus bienes.

    Si esto sucede, la subasta queda inmediatamente suspendida sin importar si ya han iniciado los 20 días de pugnas.

    No dejes de leer: Cómo Salir de ASNEF | Todos los Métodos a tu Alcance

    Palabras finales

    No cabe duda que las subastas judiciales son una buena oportunidad para los compradores de adquirir bienes tanto muebles como inmuebles y de otros tipos a precios menores de los que puede conseguir en el mercado. Sin embargo, es importante saber cómo el proceso funciona, por eso te recomendamos que si nunca has participado de este tipo de subastas te asesores con un abogado especialista que pueda guiarte de la mejor forma.

    ►TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR◄

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información