Diferencias entre Rendimiento del Trabajo y Actividad Económica

05/11/2021

Cuando tenemos que hacer nuestra declaración de la renta de personas físicas se nos pide que declaremos nuestros ingresos que pueden ser rendimiento del trabajo y actividad económica. Sin embargo, muchas personas no conocen la diferencia entre ambos conceptos.

Aunque ambos pueden representar ingresos, no se tratan de lo mismo y es muy importante que entendamos la diferencia a la hora de llenar la información durante el proceso de declaración.

Hoy queremos explicarte las diferencias entre rendimiento del trabajo y actividad económica para que puedas comprender de qué forma debes hacer tu declaración dependiendo de tus ingresos.

rendimiento del trabajo y actividad económica

Índice de contenidos

    Rendimiento del trabajo

    Para poder comprender la diferencia entre rendimiento del trabajo y actividad económica, debemos comenzar por entender cada uno de estos conceptos por separado. El primero que definiremos es el que corresponde con el rendimiento de trabajo.

    En el artículo 27 de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el rendimiento de trabajo se define de la siguiente forma:

    “se considerarán rendimientos íntegros de actividades económicas aquellos que, procediendo del trabajo personal y del capital conjuntamente, o de uno solo de estos factores, supongan por parte del contribuyente la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.”

    Esto quiere decir que como rendimiento del trabajo se entienden todos los ingresos económicos que un trabajador haya obtenido como parte de un contrato laboral con una tercera persona o empresa. Esto quiere decir que nuestro sueldo o nómina se considera como rendimiento del trabajo.

    Adicionalmente a los sueldos y nóminas, también se clasifican de esta manera los ingresos obtenidos por la recepción de pensiones por desempleo como las obtenidas a través del Seguro Social. Dela misma forma, cualquier otro tipo de beneficios de pensiones obtenidos por el trabajador por parte de su empleador o del estado.

    También se consideran de esta forma cualquier otro tipo de ingresos que hayamos obtenido por trabajos que hayamos hecho bajo las órdenes de terceras personas o bajo subcontrato con empresas o negocios que no nos pertenecen.

    Actividades económicas

    El siguiente concepto que debemos conocer antes de estudiar las diferencias entre rendimiento del trabajo y actividad económica es el de las actividades económicas. Según la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, este tipo de ingresos se definen de la siguiente manera:

    “aquellos que procediendo del trabajo personal y del capital conjuntamente, o de uno solo de estos factores, supongan por parte del contribuyente la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.

    En particular, tienen esta consideración los rendimientos de las actividades extractivas, de fabricación, comercio o prestación de servicios, incluidas las de artesanía, agrícolas, forestales, ganaderas, pesqueras, de construcción, mineras, y el ejercicio de profesiones liberales, artísticas y deportivas.”

    En resumen, las actividades económicas serán los ingresos que recibimos por trabajos que hacemos por nuestra propia cuenta sin que exista un contrato de trabajo con terceras personas. Por ejemplo, si somos autónomos, esta es la forma en la que debemos hacer la declaración de ingresos porque nuestro salario no depende de una tercera persona.

    Las personas que trabajan por su cuenta o tienen un negocio propio no reciben una nómina específica sujeta a las especificaciones de la ley, por ende, su tipo de ingreso se considera como aquel proveniente de sus propias actividades económicas.

    Puede que te interese: Cuánto Cuesta Hacerse Autónomo en España | Detalles

    Diferencias entre rendimiento del trabajo y actividad económica

    Ahora que conocemos la definición de rendimiento del trabajo y actividad económica, podemos entender más fácilmente las diferencias que existen entre ambos. Estas diferencias son muy importantes a la hora de hacer nuestra declaración de impuestos.

    La principal diferencia entre rendimiento del trabajo y actividad económica es el origen de los ingresos que obtenemos. En el caso de que seamos empleados y recibamos salario por parte de un tercero o que seamos pensionados del estado o de un tercero, debemos declarar rendimiento del trabajo.

    En el caso de que nuestros ingresos provengan de nuestro propio trabajo como autónomos o de cualquier otro tipo de trabajo que hagamos como parte de nuestra experiencia laboral individual, entonces tendremos que hacer nuestra declaración como actividades económicas.

    Otra de las diferencias entre rendimiento del trabajo y actividad económica es la forma en la que ambos tipos de ingreso se fiscalizan a la hora de la declaración. En el caso de las retenciones aplicadas existen algunas importantes diferencias.

    Cuando se habla de las ganancias por rendimiento del trabajo, el empresario empleador será quien decida y ejecute las retenciones directamente de la nómina del trabajador. Estas retenciones se calculan dependiendo de una serie de circunstancias como por ejemplo el neto del sueldo o salario recibido por el trabajador así como algunas circunstancias personales de cada trabajador.

    En el caso de las retenciones aplicadas a quienes declaran ingresos por actividades económicas, el propio trabajador autónomo será el que decida el valor de las mismas dentro de lo que la ley establece como límites. Esto debe hacerse respetando los límites mínimos establecidos que son de 7% para los primeros años de ejercicio y 15% para los siguientes.

    En conclusión, las principales diferencias entre rendimiento del trabajo y actividad económica son en primera instancia, la forma en la que obtenemos nuestro dinero, es decir, si somos empleados contratados por un tercero o si somos trabajadores autónomos.

    En segunda instancia, las reducciones aplicadas a estos ingresos durante la declaración de impuestos serán diferentes, siendo los autónomos libres para elegir la deducción dentro de los estatutos de ley mientras que los empleados, dependerán de las reducciones hechas a su nómina por el empleador.

    Palabras finales

    Para todas las personas que deben hacer su declaración de la renta de personas físicas, conocer la diferencia entre rendimiento del trabajo y actividad económica es vital. Esto puede evitarnos muchos problemas en el momento de la declaración y afectará en gran medida la forma en la que las retenciones y deducciones se manejan.

    ►TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR◄

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información