Prestamistas Privados Sin Aval | Qué Son y Funcionamiento

28/11/2021

Si necesitas dinero pero no quieres o no puedes obtenerlo en bancos o entidades financieras la otra opción que tienes es la de utilizar un prestamista privado. El problema es que algunos de estos solicitan avales o garantías. Hoy queremos hablarte acerca de los prestamistas privados sin aval.

Este tipo de prestamistas son un tipo de personas que pueden ser capaces de prestarte una cantidad de dinero en corto tiempo por medio de un contrato. Pueden ser útiles no solo para personas que necesitan dinero sino para empresas que buscan inyectar un poco de liquidez.

Sin embargo, hay muchos prestamistas privados que pueden pedir un avalista o que se incluya una garantía a la hora de firmar un préstamo, esto, aunque es más común cuando el monto otorgado es alto, puede solicitarse cuando el prestatario no cumple con ciertas características.

Si quieres conocer quiénes son y cómo funcionan los prestamistas privados sin aval, has llegado al lugar ideal. Aquí te explicaremos todo lo que debes saber antes de solicitar un préstamo de este tipo.

Índice de contenidos

    Prestamistas privados sin aval

    Prestamistas privados sin aval

    Como un prestamista privado se conoce a una persona que dispone de una suma específica de dinero y lo utiliza para prestarlo a terceras personas usando los intereses como medio de generar ganancias adicionales.

    Usualmente, tomando en cuenta de que estas personas no son parte de una empresa, los intereses que se aplican a los préstamos otorgados por lo general suelen ser más altos que los que se ofrecen en las entidades financieras o bancarias establecidas.

    Al no estar regulados por los estatutos de ninguna empresa, el prestamista privado es quien decidirá los intereses que se aplican al dinero prestado así como los plazos de pago de estos intereses y del capital.

    Por su parte, los prestamistas privados sin aval se definirán como un prestamista privado que no solicita un aval o garantía para otorgar un préstamo. Esto quiere decir que lo único que se requerirá para solicitar un préstamo son las propias condiciones que el prestatario puede presentar.

    ¿Qué es un Aval?

    Lo primero que debemos entender cuando se habla de prestamistas privados sin aval es qué es realmente un aval y para qué se utiliza. Cuando se habla de un aval en un préstamo, esta figura se define como una persona que está preparada económicamente para asumir el gasto del préstamo o crédito en caso de que el titular no pueda hacerse responsable.

    Esta persona firma su compromiso en el contrato del producto financiero junto al titular sabiendo de antemano que se compromete a hacerse responsable de la deuda en caso de que las cuotas no sean pagadas. Por lo general los titulares piden a familiares o amigos que adquieran este compromiso.

    ¿Cuándo se pide un aval?

    Para que puedas saber cuáles son los préstamos personales sin aval es importante que conozcas cuáles son aquellos en los que sí se pide este tipo de seguro. Por lo general las razones por las que un banco puede solicitar al titular presentar un aval son las siguientes:

    • Bajos ingresos: si tienes ingresos bajos y el banco considera que existe la posibilidad de que en algún momento no puedas hacer frente a la responsabilidad se te pedirá un aval.
    • Tipo de contrato laboral: si tu contrato laboral no es fijo o se trata de un contrato a medio tiempo puede que se te pida un aval. Esto también puede suceder dependiendo de tu campo de trabajo y su estabilidad.
    • Edad: a veces cuando el préstamo es solicitado por una persona joven el banco preferirá contar con un avalista con mayor experiencia crediticia.

    Estas son algunas de las razones por las que se nos puede solicitar presentar un avalista, por esto, si te encuentras en una de estas situaciones puede que te interese conocer los préstamos sin aval.

    Papel del avalista en un préstamo

    Queremos explicarte lo que puede enfrentar un avalista de modo que puedas decidir si los prestamistas privados sin aval son la mejor opción, porque la verdad es que pueden adquirir compromisos adicionales que dañen la relación que tienen con el titular del préstamo.

    Cuando una persona firma como avalista de un préstamo, se compromete a adquirir las mismas responsabilidades económicas que el titular frente al prestamista. Esto quiere decir que si el titular no se hace responsable del pago, el prestamista irá tras el avalista para obtener su dinero.

    Uno de los problemas más grandes es que el prestamista puede no notificarle al avalista el no pago de la deuda sino hasta muy tarde lo que puede llevar a que sus bienes sean embargados por impago del compromiso. Adicionalmente, el avalista puede terminar ingresado en ficheros de morosos como ASNEF por causa de ese préstamo. Es por esto que a veces es complicado conseguir una persona que quiera estar dispuesta a firmar como aval.

    ¿Quién puede obtener préstamos personales sin aval?

    Por lo general los prestamistas privados sin aval otorgan préstamos a personas que cuentan con ciertas características financieras. Arriba estudiamos algunas de las razones por las que una entidad bancaria podría solicitar un avalista. Cuando se trata de los préstamos sin aval, será todo lo contrario. Esto quiere decir que las entidades otorgarán préstamos sin aval a personas con las siguientes características:

    • Historial crediticio: personas que tengan experiencia manejando otro tipo de productos crediticios como tarjetas de crédito u otros préstamos y que los haya pagado sin problemas ni atrasos.
    • Contratos laborales fijos: cuando un cliente tiene un contrato fijo sin fecha de terminación en una empresa o negocio estable por lo general no se le solicita aval.
    • Bajo riesgo: los clientes considerados de bajo riesgo son aquellos que nunca han tenido problemas con el pago de sus compromisos y quienes reciben ingresos fijos mensuales.
    • Ingresos suficientes: siempre que se negocia un préstamo el banco se asegura de que el titular tenga la capacidad económica de hacer los pagos correspondientes sin que esto represente un alto porcentaje de sus ingresos.

    Características de los préstamos personales sin aval

    Es importante que sepamos algunas cosas importantes acerca de trabajar con prestamistas privados sin aval. Una de las cosas que debemos saber es que los montos otorgados bajo esta modalidad no suelen ser muy altos, aunque esto depende del perfil del prestatario como ya hemos mencionado.

    Por lo general cuando se habla de créditos o préstamos de montos mayores por lo general la mayoría de los bancos o prestamistas privados solicitarán un aval o bien una garantía para asegurarse de que el capital sea devuelto.

    Otra de las características de los préstamos otorgados por prestamistas privados sin aval es que los intereses que se aplican al capital son considerablemente más altos que los que se solicitan en otros productos financieros que son asegurados con un aval o garantía.

    La razón detrás de este aumento en los intereses es que el banco tratará de compensar el alto riesgo que representan los préstamos sin aval asegurándose de recibir al menos el dinero que han invertido en el capital.

    Los préstamos personales sin aval se pueden solicitar en las entidades bancarias, otras empresas financieras o a personas naturales. La mayoría de estas ofrecen este tipo de préstamos para aquellos clientes que cumplan con ciertas características. La otra alternativa es la de pedir un préstamo online en donde no se pidan avales. Estos últimos sin embargo serán de montos menores a los que puede entregar un banco.

    Elementos de un préstamo privado

    Así como en las entidades bancarias existen ciertos elementos que conforman un préstamo, cuando negociamos con prestamistas privados sin aval, también habrá algunos elementos que caracterizan este contrato. Los elementos son los siguientes:

    • Capital: como capital se entiende la cantidad total de dinero que se solicita y que el prestamista privado otorga a la persona que lo pide.
    • Interés: como en todo tipo de crédito o préstamo existe una tasa de interés que se aplicará sobre el capital que se otorga. Los intereses se presentan en forma de porcentaje aplicable al monto del capital. En el caso de este tipo de prestamistas, serán ellos quienes apliquen el interés a su conveniencia.
    • Cuotas colaterales: adicional a los intereses aplicables al capital, en algunos préstamos se cobran también algunas cuotas extra consideradas de gastos administrativos como procesamiento, tasación o la penalización que se puede aplicar al pago adelantado.

    Intereses aplicados por un prestamista privado

    Como ya hemos anteriormente, negociar con un prestamista privado suele generar intereses mucho más altos de los que se aplican en entidades bancarias por el mismo monto solicitado. Esto es porque muchas veces este tipo de prestamistas atienden a personas que están de urgencia y no solicitan la misma cantidad de requisitos que podemos esperar en un banco.

    Entendiendo esto, el porcentaje que se maneja de intereses a la hora de solicitar un préstamo a un prestamista privado puede variar dependiendo de lo que quien otorga el dinero considere como por ejemplo el monto del capital así como el plazo.

    Usualmente los intereses que se aplican cuando se trabaja con un préstamo de este tipo van dese el 10% hasta el 30%. Como media, se considera que un préstamo particular con un interés de 15% es lo más común en este tipo de contratos.

    ¿Cómo elegir prestamistas privados sin aval?

    A la hora de elegir prestamistas privados sin aval es importante que consideres algunas cosas antes de ingresar en un contrato que te comprometa monetariamente. Para saber si se trata de la opción adecuada para ti, lo siguiente es lo que debes tener en cuenta:

    • Estudia la oferta de intereses: ya a estas alturas sabemos que los intereses aplicados al capital cuando trabajamos con prestamistas privados sin aval serán más elevados, sin embargo, este porcentaje puede cambiar entre prestamistas, por lo que es algo que debes estudiarlos antes de hacer la elección.
    • Condiciones del préstamo: adicional a los intereses hay otras condiciones que debes considerar como por ejemplo, el plazo de devolución del capital así como gastos adicionales o penalizaciones asociadas al pago de los intereses o el capital.
    • Razón del préstamo: es importante que la cantidad solicitada sea lo que necesitas y no más ni menos. Esto hará que no tengas que adquirir deudas adicionales.
    • Busca referencias: siempre que vamos a establecer una relación económica con otra persona es importante que busques a alguien que tenga buenas referencias. Para esto es recomendable que hagas negocios con alguien que sea de confianza y de quien tengas buenas referencias.

    Ventajas de los prestamistas privados sin aval

    Hacer este tipo de negocios con prestamistas privados sin aval en vez de un banco, puede darnos algunas ventajas:

    • Menos requisitos: cuando se trabaja con un prestamista privado se pedirán menos requisitos que en las entidades bancarias lo que hace que el proceso sea mucho más rápido.
    • No se necesitan colaterales: a diferencia de lo que se solicita en las entidades bancarias, no tendrás que contratar o presentar colaterales como avales o contratar otros productos como seguros o tarjetas de crédito.
    • Trámite más sencillo: este tipo de créditos se obtiene con un trámite mucho más sencillo que en entidades bancarias, además de que suelen ser mucho más rápidos.

    Desventajas de los prestamistas privados sin aval

    Así como hay algunas ventajas para obtener un préstamo de esta forma, también hay algunas desventajas:

    • Intereses: además de que los intereses en este tipo de préstamos son más altos que otro tipo de productos similares, estos pueden cobrarse de formas diferentes como por ejemplo, semanalmente en vez de mensual o anualmente como es costumbre.
    • Riesgos: al no tratarse de una empresa, corremos el riesgo de que el prestamista privado no sea confiable y tengamos problemas a la hora de hacer la negociación.
    • Avales y garantías: muchos de estos prestamistas solicitan a sus clientes avales o garantías para proteger la inversión. Esto quiere decir que no puedes pagar los intereses o el capital, podrías perder no solo dinero, sino propiedades.

    Palabras finales

    Utilizar prestamistas privados sin aval puede ser una excelente opción para muchas personas así como para pequeñas o medianas empresas que buscan dinero. Sin embargo, debes estudiar muy bien las condiciones del préstamo para que estés muy claro en cuanto a los intereses, plazos de devolución y otros gastos y responsabilidades que tendrán ambas partes en lo que respecta al contrato.

    ►TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR◄

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información