Liquidar una Cuenta Corriente | Como se Hace, Métodos Viables

13/10/2021

En la contabilidad hay una serie de conceptos que es importante conocer, uno de ellos es lo que significa liquidar una cuenta corriente. Si no estás muy seguro acerca de lo que es este proceso es y cómo se hace, has llegado al lugar indicado.

Cuando se habla de cuentas corrientes en contabilidad por lo general se manejan tres conceptos: saldar, cerrar o liquidar una cuenta corriente. Cada una de estas acciones cuenta con un proceso diferente.

A continuación hablaremos acerca de lo que significa liquidar una cuenta corriente en el ámbito de la contabilidad así como otros conceptos importantes.

Índice de contenidos

    ¿Qué es una cuenta corriente?

    En el mundo de la banca hay varios tipos de cuentas bancarias, sin embargo, las cuentas corrientes por lo general son las más utilizadas por las empresas y personas porque son las que permiten mayor facilidad de movimiento de dinero.

    Las cuentas corrientes son depósitos bancarios que el usuario puede manejar para hacer pagos y mover el dinero de la forma en la que lo desee. A diferencia de otros tipos de cuentas, las cuentas corrientes no producen ningún tipo de interés para el titular.

    Tomando en cuenta que las cuentas corrientes son utilizadas ampliamente por empresas, por lo general este es el tipo de cuentas que deben manejar los contadores cuando se habla de liquidar. Por eso es importante entenderlas cuando se quiere explicar cómo liquidar una cuenta corriente.

    Tipos de cuenta corriente

    En los bancos se trabaja con dos tipos diferentes de cuentas corrientes, las de depósito y las de crédito. Las cuentas corrientes de depósito son aquellas que el cliente maneja el dinero propio a través de los productos otorgados. Por su parte, las cuentas corrientes de crédito son un tipo de cuentas en las que el titular maneja dinero otorgado por el propio banco en la forma de una línea de crédito.

    Adicionalmente a esto, se pueden definir estas cuentas dependiendo de la cantidad de titulares que las cuentas tengan. Las cuentas personales son aquellas que tienen un solo titular mientras que las cuentas conjuntas son las que tienen más de un titular. Éstas últimas son las que usualmente manejan las empresas a la hora de crear este tipo de productos.

    También existen diferencias entre estas cuentas dependiendo de los intereses. Esto es porque algunas de estas cuentas no producen ningún tipo de intereses mientras que otras sí los generan. Este tipo de intereses que se manejan cuando se debe liquidar una cuenta corriente puede aplicarse tanto a los capitales acreedores como a los deudores.

    Liquidar una Cuenta Corriente

    ¿Qué es Liquidar una Cuenta Corriente?

    El concepto de liquidar una cuenta corriente define los estudios que se hacen para conocer el saldo general de dicha cuenta en un momento determinado. Lo que se estudia cuando se cebe hacer este proceso es lo siguiente:

    • Saldo deudor: se trata de cuando el titular de la cuenta debe más de lo que hay en la misma
    • Saldo acreedor: es cuando el debe es menor que el haber
    • Saldo cero: se considera de este modo cuando el deber es igual al haber

    Par entender esto también se debe considerar qué es exactamente qué es lo que se está liquidando, es decir, el activo, pasivo o el patrimonio neto.

    ¿Cómo liquidar una cuenta corriente?

    Ahora que conocemos algunos de los conceptos más importantes que debemos entender a la hora de entrar en el proceso de liquidación, veamos cómo esto debe hacerse. Existen tres métodos que se pueden utilizar para liquidar una cuenta corriente, los métodos son los siguientes:

    • Método Directo: en este método para liquidar una cuenta corriente se informa que todo el capital manejado por la cuenta, sin importar si es acreedor o deudor, tienen que devengar los intereses entre los días que van desde la fecha de vencimiento hasta el momento en el que se hace la liquidación de la cuenta.
    • Método Indirecto: lo que diferencia a este método del anterior es que los intereses en este caso son generados desde el momento en el que estos se originan hasta una fecha específica. A esta fecha se le denomina época y en este método el cálculo que se hace a la hora de liquidar una cuenta corriente no corresponde exactamente con la realidad y este debe ser rectificado para culminar el proceso.
    • Método Hamburgués: este es el método más utilizado cuando se trata de liquidar una cuenta corriente. Fue utilizado por primera vez en Hamburgo, de allí su nombre. Es también conocido como método de saldos gracias a que los cálculos se hacen no en base al capital sino a los saldos de la cuenta a liquidar.

    Liquidar una cuenta corriente con el método Hamburgués

    Tomando en cuenta que este método es el más utilizado, a continuación te hablaremos acerca de los pasos que se deben tomar para hacer esta liquidación:

    • Ordenar operaciones: las operaciones hechas a través de la cuenta se deben organizar por fecha y/o valor de la transacción
    • Debe – Haber: los saldos se deben organizar entre deber y haber
    • Fechas: se deben organizar las fechas de vencimiento a vencimiento así como las fechas de vencimiento a la fecha de cierre
    • Cálculos comerciales: una vez hecho esto haremos los cálculos de los números comerciales. Para hacerlo debemos multiplicar los saldos por días y los organizaremos según deber o haber
    • Liquidar una cuenta corriente: el proceso de liquidación terminará con el cálculo de los intereses tanto de deudores como acreedores, así como el Impuesto de Rentas de Capital sobre los intereses acreedores y saldo a cuenta nueva.

    Calcular los intereses a la hora de liquidar una cuenta corriente

    Es importante saber que el cálculo de los intereses es uno de los pasos más importantes cuando se trata de liquidar una cuenta corriente. Estos se calculan de la siguiente manera:

    • Intereses acreedores: se calcula sumando los acreedores y se multiplica por el valor fijo del cliente
    • Intereses deudores: este cálculo se hace multiplicando los números acreedores por el multiplicador fijo del banco
    • Impuestos de Rentas de Capital: este cálculo se hace sobre los intereses acreedores
    • Cálculo de saldo a cuenta nueva

    Palabras finales

    Liquidar una cuenta corriente es un proceso que debe hacerse de forma cuidadosa para lograr encontrar el balance entre acreedores y deudores. El método hamburgués es el que se utiliza comúnmente y utiliza simples matemáticas para poder hacer el proceso más sencillo.

    ►TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR◄

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información