Línea de Crédito | Funcionamiento, Intereses y Ventajas

28/09/2021

Línea de Crédito

En el mundo financiero hay una serie de productos que se ofrecen a los clientes bancarios y algunos de ellos pueden ser un poco confusos para algunos. Una de las figuras que muchos no conocen en detalle es la línea de crédito.

Este tipo de financiación usualmente se confunde con préstamos o créditos y aunque se trata de un producto crediticio, funciona diferente a otros de los productos similares que pueden ser otorgados por entidades bancarias.

Si no estás claro en lo que significa o quieres saber más acerca de la línea de crédito antes de solicitarla, hoy hablaremos acerca de su funcionamiento y otros detalles importantes.

Índice de contenidos

    ¿Qué es una línea de crédito?

    La línea de crédito es un producto que ofrece una entidad bancaria a sus clientes, más comúnmente a empresas aunque algunos particulares pueden ser beneficiarios también. Se trata de un método de financiación en el que el banco pone a disposición de un cliente una cantidad de dinero que éste puede solicitar bien en partes o en su totalidad.

    La línea de crédito tendrá un monto mensual establecido que es la cantidad máxima que cada cliente podrá solicitar en ese período de tiempo. A este dinero que el banco presta se le aplican intereses pero solo al monto que el cliente solicita. Esto quiere decir que si el cliente solo decide retirar una parte de la línea de crédito, este monto es al que se aplican los intereses.

    Una vez el cliente pague el préstamo hecho, al mes siguiente tendrá otra vez a su disposición el mismo monto originalmente otorgado en la línea de crédito.

    ¿Cómo funciona una línea de crédito?

    En forma simple, una línea de crédito es un producto que una entidad otorga a un cliente y este puede usarlo o no. Esto quiere decir que se trata de una cantidad de dinero previamente aprobada y que seguirá estando disponible para cuando el cliente decida que la necesita.

    Mientras está disponible, no se generan intereses de ningún tipo, pero esto cambia cuando el cliente usa una parte del dinero disponible. Cuando esto pasa, la entidad aplicará intereses a la cantidad de dinero que se ha usado de la línea de crédito.

    El monto que se utilice por lo general se debe pagar a final de mes y se aplican intereses al monto específico utilizado. Una vez que se devuelva todo el dinero, la línea de crédito volverá a ser del mismo monto al mes siguiente, por lo que el cliente puede volver a echar mano de parte o totalidad del monto.

    Este producto financiero se maneja a través de tarjetas de crédito aunque no se trata del mismo producto.

    Tipos de línea de crédito

    Existen tres tipos de línea de crédito que se pueden entregar:

    • Línea de crédito garantizada: este es un tipo de producto en el que se solicita un aval para proteger el crédito. Este aval suele ser una propiedad que tenga un costo aproximado al monto de la línea crediticia otorgada.
    • Línea de crédito sin garantía: a diferencia de la anterior, en este tipo de producto no se requiere que se entregue ningún tipo de aval para solicitarla.
    • Línea de crédito personal: este tipo de producto suele ser entregado para hacer reformas inmobiliarias.

    Intereses aplicables

    Como ya hemos comentado, los intereses solo se aplican al monto que se ha utilizado. Esto quiere decir que si tu de la línea de crédito es de 1.000€ pero solo utilizas 200€, los intereses se aplicarán a esos 200€ utilizados y no al monto total de la línea.

    El interés que se aplique a la hora de devolver el dinero dependerá de muchas cosas, pero principalmente de la entidad financiera que otorgue este tipo de producto. Sin embargo, por lo general los intereses oscilarán entre 0,3% y 4%.

    Adicionalmente es probable que se aplique una comisión por retiro del capital a utilizar. Estas comisiones también variarán pero pueden estar entre 3% y 20% también aplicado al monto exacto del retiro y no al total del capital.

    ¿Quién puede solicitar una línea de crédito?

    Este producto puede ser otorgado tanto a empresas como a autónomos y personas naturales. Aunque suelen ser más comunes entre empresas, esto no quiere decir que las personas físicas no puedan disfrutar de este producto.

    Las condiciones de este producto serán las mismas sin importar el tipo de persona que lo obtenga. Esto quiere decir que el funcionamiento será el mismo que hemos descrito anteriormente.

    Debemos aclarar que en su mayoría este tipo de figuras crediticias se entregan mayormente a empresas pequeñas así como a autónomos que recién comienzan a fortalecer su actividad. Sin embargo, esto no quiere decir que las personas naturales no lo puedan solicitar, pero no todas las entidades los otorgan.

    Requisitos para solicitar una línea de crédito

    Dependiendo de la entidad como ya hemos dicho, es posible que una persona natural pueda obtener un producto de este tipo. En ese caso, los requisitos que usualmente se solicitan son los siguientes:

    • Ser mayor de edad
    • Contar con un documento de identidad vigente
    • Ser el titular de una cuenta bancaria en la entidad financiera
    • Contar con ingresos fijos mensuales
    • Darse de alta en la banca en línea

    ¿Cómo solicitar una línea de crédito?

    La solicitud de este producto es un proceso que puede ser bastante sencillo dependiendo de la entidad con la que trabajes. En algunos de los bancos es posible hacer la solicitud en línea mientras que en otros se debe hacer de forma presencial en alguna de las oficinas.

    Para hacer la solicitud se nos pedirá que entreguemos algunos documentos. Adicionalmente, la entidad deberá estudiar a cada cliente por separado. Este estudio incluirá revisar el historial del cliente con el banco, sus ingresos y vinculaciones lo que informará la capacidad de pago que tenga para asumir este tipo de compromiso.

    Una vez que este estudio se haga, la entidad aprobará o no la solicitud, y la línea de crédito estará disponible de inmediato.

    Diferencias entre préstamo y línea de crédito

    Es posible que estos dos productos se confundan porque comparten algunas características, sin embargo hay importantes diferencias entre ellas que discutiremos a continuación.

    La primera diferencia que podemos mencionar es que cuando se habla de un préstamo, el cliente hace la solicitud de una cantidad específica de dinero que será el monto aprobado. En cambio, cuando se habla de una línea de crédito, esta tiene un monto previamente aprobado por la entidad y el cliente puede usar la cantidad que necesite cuando lo necesite.

    Adicionalmente, cuando se trata de un préstamo, el cliente debe pasar por el proceso de solicitud cada vez que necesite uno, mientras que las líneas de crédito otorgan de antemano un monto pre aprobado y siempre que se necesite, el cliente puede disponer de la cantidad que necesite.

    Adicionalmente, las líneas de crédito están siempre disponibles, porque siempre que pagues el importe que hayas usado, este producto se renovará de forma automática y el cliente tendrá de nuevo a su disposición el mismo monto aprobado. A diferencia de esto, los préstamos no son renovables de forma automática, lo que quiere decir que siempre que necesites dinero deberás hacer el mismo proceso de solicitud.

    Por último, los intereses aplicables a la línea de crédito son menores que los que se aplican a un préstamo.

    No dejes de leer: Préstamos Sin Nómina | Qué Son y Dónde Solicitarlos

    Ventajas de la línea de crédito

    Algunas de las ventajas que este tipo de productos ofrece son las siguientes:

    • Flexibilidad: mientras la línea de crédito esté abierta, el cliente podrá hacer uso del dinero aprobado cuando lo decida y elegir la cantidad que necesite.
    • Facilidad de uso: este tipo de producto es muy sencillo de usar porque no hace falta ninguna solicitud o papeleo para acceder al dinero que ya ha sido aprobado por el banco. Esto porque funciona como una cuenta corriente en la que el dinero ya ha sido depositado para que usemos lo que necesitamos.
    • Comodidad de pago: otra de las ventajas que tiene este producto es que el cliente puede elegir cómo y en qué plazo pagar el monto que ha sido utilizado.

    Desventajas

    Así como hay ventajas en este producto, también hay algunas desventajas que debemos considerar:

    • Comisiones: este tipo de productos genera algunas comisiones como la que se aplica siempre que se usa una parte del dinero disponible. Esta comisión se calcula sobre la cantidad utilizada y puede ser de hasta 20%.
    • Intereses: si comparamos este tipo de producto con otros como los microcréditos online, los intereses de la línea de crédito serán más alto. Por esto es importante considerar los intereses antes de hacer este tipo de solicitud.

    Palabras finales

    La línea de crédito puede ser una solución inmediata para un problema económico imprevisto que tengamos que resolver, sin embargo, no todo son ventajas. Por esto es importante que estudiemos con mucho cuidado sus características antes de solicitarla, sobre todo porque cada entidad puede ofrecer diferentes beneficios.

    ►TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR◄

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información