Diferencias entre Leasing y Renting | Qué es Cada Una

15/09/2021

Cuando se habla de la financiación de un producto bien sea para uso o compra hay dos conceptos que es posible que hayamos escuchado: leasing y renting. Ambos son comunes y muchas personas los confunden pero en realidad se trata de dos medios diferentes. Para aclarar cualquier duda en este artículo vamos a hablar de las diferencias entre leasing y renting.

Ambos tipos de contratos están relacionados con propiedades nuevas que se ofrecen a clientes con propósitos similares pero finales diferentes. Esto es lo que hace que muchas personas los confundan.

Antes de comprender las diferencias entre leasing y renting debemos aclarar esta confusión. Así que primero vamos a definir cada una de ellas para luego explicar sus diferencias y algunas de las aplicaciones más comunes de estas en el mercado financiero actual.

diferencias entre leasing y renting

Índice de contenidos

    ¿Qué es renting?

    El renting es lo que podríamos definir como alquiler. Se trata de un proceso en el que un propietario de un bien lo alquila a un tercero sea persona física o jurídica para su uso y disfrute por un tiempo determinado.

    A cambio de ese contrato el propietario del bien recibe una ganancia económica generalmente caracterizada por rentas mensuales. Este tipo de contratos de alquiler solo tienen como propósito que el bien sea disfrutado por la tercera persona por un tiempo específico. Usualmente estos contratos se hacen por entre 1 y 5 años aunque existe la posibilidad de que se renueven por más tiempo.

    ¿Qué es el leasing?

    El leasing es otro tipo de contrato de alquiler que se hace entre dos personas físicas o jurídicas. También consta de un contrato legal en el que una persona puede disfrutar del bien propiedad de otro a cambio de una serie de cuotas mensuales.

    Sin embargo, en el leasing existe la posibilidad de que quien alquila pueda adquirir formalmente el bien del que ha estado disfrutando por el tiempo en el que el bien ha estado alquilado. Esto quiere decir que esta figura está considerada como un alquiler con derecho a compra una vez terminado el contrato.

    Diferencias entre leasing y renting

    Ahora que conocemos las definiciones de cada uno de este tipo de contratos, veamos cuáles son las principales diferencias entre leasing y renting:

    • Una de las principales diferencias entre leasing y renting es que en el renting, al finalizar el contrato este se puede renovar o no pero el arrendador no tendrá ningún derecho al bien mientras que en el leasing, el arrendador puede quedarse con el bien que ha sido cedido por el tiempo contratado.
    • Otra de las cosas que puede diferenciar a ambos es el tipo de cliente que usualmente se ve comprometido como arrendador. El renting es la figura de alquiler más común para personas naturales o físicas mientras que el leasing suele ser más frecuente para empresas.
    • En el renting se contrata por una cuota fija mensual, trimestral, anual o de la forma en la que las dos partes acuerden. A diferencia de esto, en el leasing por lo general se pide una cuota de entrada más las cuotas siguientes que también serán fijadas por ambas partes.
    • El tiempo de duración de ambos contratos también representa una diferencia. Por lo general los contratos de renting duran entre 1 y 5 años mientras que los de leasing tienen una duración de entre 2 y 10 años si trata de inmuebles.
    • Otra de las diferencias entre leasing y renting es que cuando se entrega una propiedad bajo contrato de renting, será el arrendador el que tenga la obligación de hacerse cargo de pagar todo lo relacionado con el mantenimiento de la propiedad. A diferencia de esto, cuando se hace un contrato de leasing será el arrendatario el que deba hacerse cargo de estos gastos.
    • El tipo de cliente también es una de las diferencias entre leasing y renting. Por lo general el renting se usa con personas naturales mientras que el leasing es mucho más común en trato con empresas.
    • Finalmente, dependiendo del bien que se alquile las cuotas del leasing suelen ser más baratas porque en ellas no se incluyen los gatos de mantenimiento que si se suman en las cuotas del renting.

    Cuando se trata de coches

    Aunque estas figuras comenzaron de forma muy diferente siendo el leasing una posibilidad única de las empresas al principio, las empresas de coches se dieron cuenta de que estos dos productos podían ser rentables en el negocio vehicular.

    Muchas personas cuando quieren adquirir un vehículo solo pensaban en comprar uno bien de contado si tenían el dinero a disposición o pidiendo un crédito para coche en su entidad financiera. Sin embargo, en la actualidad es posible alquilar un vehículo tanto a través de renting como de leasing y te explicamos cómo funcionan ambos.

    Renting de vehículos

    En la actualidad es bien sabido que se puede alquilar un vehículo con derechos de uso por un tiempo determinado. Al finalizar el tiempo del contrato de renting, el usuario que ha hecho el contrato con la empresa propietaria del vehículo debe devolver el mismo sin ningún otro derecho.

    Leasing de vehículos

    Por su parte, el leasing se refiere a un tipo de contrato de alquiler con opción a compra. El vehículo se entrega para su uso y en las cuotas mensuales de pago se incluye el derecho de compra o adquisición de dicho vehículo. Al terminar el contrato de alquiler, el vehículo pasará a propiedad del usuario si este lo decide.

    Lo que sucederá es que al principio del contrato de leasing se acuerda un pago a cancelarse al final del alquiler que el usuario debe pagar para poder volverse el propietario único de la propiedad.

    No dejes de leer: Cómo Calcular la Financiación de un Coche | Importancia, Cómo Hacerlo

    Diferencias entre leasing y renting

    Cuando se trata de coches, tanto el renting como el leasing puede ser contratado de la misma forma tanto por personas naturales como jurídicas incluyendo a autónomos. En cuanto a la duración del contrato, cuando se hace un contrato de renting el plazo máximo de la duración de este será de 60 meses. Cuando se trata de leasing de vehículos este tiene como duración mínima 24 meses.

    Al firmar un contrato de leasing el arrendador debe entender que todos los gastos relacionados con el vehículo correrán por su cuenta porque se sobreentiende que él será el dueño del mismo. a diferencia de esto, cuando se alquila un vehículo bajo la figura del renting la empresa dueña del vehículo se hace cargo de estos gastos de mantenimiento bajo la premisa de que mantiene la propiedad del coche.

    Cuando alquilamos un coche bajo renting, la empresa propietaria incluirá un seguro para el mismo mientras que bajo la figura del leasing, debemos contratar un seguro aparte para el coche.

    Palabras finales

    Como podemos ver hay algunas importantes diferencias entre leasing y renting tanto cuando se habla de bienes inmuebles como muebles. Las principales diferencias entre leasing y renting son las mismas sin importar el tipo de propiedad con la que se trate y es que en una de ellas tendremos derecho a la adquisición del bien y en la otra no.

    ►TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR◄

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información