Coste Efectivo Remanente | Qué Es y Cómo Funciona

11/05/2022

Cuando se va a solicitar un préstamo en una entidad financiera existen una serie de términos que se manejan en lo que respecta a la contratación de estos productos crediticios que todo cliente que espere solicitar un préstamo debería conocer. Hoy queremos hablarte de uno de estos términos, el Coste Efectivo Remanente.

Todo producto crediticio incluye en sus cálculos un grupo de intereses e indicadores que se calculan cuando se habla acerca de lo que el cliente tendrá que pagar junto al capital que le ha sido prestado.

La mayoría de las personas quizá hayan escuchado hablar acerca del TAE y el TIN, aunque quizás no sepan exactamente cómo se relacionan entre sí y con el costo final de un préstamo, sin embargo, el concepto y funcionamiento del coste efectivo remanente dentro de un préstamo no es tan conocido.

Índice de contenidos

    Coste efectivo remanente

    coste efectivo remanenteLo que se conoce como coste efectivo remanente o CER no es más que un indicador bastante específico que nos muestra la cantidad de tiempo que queda para terminar de amortizar el préstamo que se ha solicitado. Adicionalmente, también es usado para determinar los intereses que aún faltan por pagar de un préstamo específico.

    Lo que hace a este indicador único es que solo se utiliza una vez que el préstamo se ha contratado. Esto quiere decir que no es un indicador que se discute antes de la contratación sino cuando ya el producto crediticio está en curso y se ha comenzado a pagar.

    Al igual que sucede con los demás intereses e indicadores que se utilizan y manejan en el tiempo total en el que se mantiene abierto un préstamo con una entidad bancaria, la entidad está en la obligación de poner el coste efectivo remanente a disposición del cliente para aclarar el plazo que queda de pago y lo que aún se debe en materia de intereses.

    En este sentido, el coste efectivo remanente no se considera como un valor fijo como se puede ver en otros indicadores de préstamos. El valor del CER o coste efectivo remanente va cambiando dependiendo del plazo que quede de pago.

    Relación del coste efectivo remanente y la TAE

    Como ya hemos comentado, la TAE o Tasa Anual Equivalente es uno de los porcentajes que se usan para calcular el costo total de un préstamo. Este valor es uno de los más relacionados con el cálculo del coste efectivo remanente.

    Si queremos comparar dos o más ofertas de préstamos similares, la TAE es uno de los valores más importantes que debemos conocer. En este se incluyen ciertos gastos que no se ven reflejados en otro indicador como por ejemplo, las comisiones que cobrará el banco por prestar el dinero.

    El coste efectivo remanente y la TAE están estrechamente relacionados. Se podría decir que representan lo mismo aunque de diferente forma. Es decir, la TAE nos indica el costo de un préstamo por año mientras que el coste efectivo remanente nos informa del costo de un préstamo dependiendo del plazo remanente de pago.

    ¿Cómo se calcula el coste efectivo remanente?

    Lo primero que se debe recordar a la hora de establecer un cálculo del coste efectivo remanente es que este solo se puede calcular una vez que el préstamo ha sido contratado y se ha comenzado a pagar. Esto quiere decir que solo una vez contratado el producto crediticio se podrá acceder al CER.

    En este indicador se incluirán ciertas características como los intereses que quedan por pagar en lo que resta del préstamo en relación al plazo que aún resta para la finalización del mismo. Adicionalmente, se consideran los gastos que restan por pagar igualmente correspondientes al contrato.

    Gastos exentos del coste efectivo remanente

    Otra información vital a la hora de querer calcular el coste efectivo remanente de un préstamo es que hay algunos gastos que quedan exentos dentro de este indicador. Los gastos que no se incluyen en este cálculo serán los siguientes:

    • Legales: es decir, todos los gastos legales que implican la solicitud y aprobación de un préstamo así como los impuestos
    • Subsidios: cuando el cliente recibe algún tipo de subsidio o ayuda de parte de oficinas estatales estos no se incluyen en el cálculo del coste efectivo remanente, esto es porque solo se toman en cuenta los gastos pagados por el cliente
    • Seguros: cualquier gasto relativo a seguros por fallecimiento del cliente no se incluye
    • Gastos no imprescindibles: cualquier gasto que pueda evitarse durante el plazo de pago del préstamo adquirido

    Diferencias entre TIN, TAE y CER

    Como ya hemos mencionado, estos son los tres indicadores básicos que se utilizan para estudiar un préstamo, sin embargo, cada uno de estos tiene un propósito diferente e informa diferentes cosas acerca del préstamo que se solicita.

    El TIN es el Tipo de Interés Nominal y tal y como su nombre lo indica, se trata de un tipo de interés que es utilizado por los bancos y entidades financieras para el cálculo de una variedad de productos crediticios.

    Este interés es representado como un porcentaje que se establece de forma fija y que se aplica a la cantidad de dinero que se presta. Este porcentaje será fijo y se aplicará bien al monto del producto crediticio que se contrate como préstamos o hipotecas.

    Este porcentaje es el que nos dirá cuál es el coste efectivo de un préstamo ya que no incluye ningún otro tipo de gastos asociados al préstamo.

    Por su parte, la TAE o Tasa Anual Equivalente como ya hemos visto, es un indicador que se calcula de forma matemática tomando en cuenta el TIN aplicado, así como la frecuencia de las cuotas a pagar, las comisiones que se cobren así como los gastos generados por la operación bancaria.

    Como su nombre lo indica, este es un cálculo que se hace de forma anual, por lo que se trata de un indicador bastante general del costo de un préstamo, sobre todo tomando en cuenta que incluye una serie de gastos. Por esto, la TAE se entiende que representa la rentabilidad del préstamo.

    Ambos sindicadores, es decir la TAE y el TIN son porcentajes que se utilizan para calcular el costo de un préstamo antes de que este se solicite. Esta es la principal diferencia entre estos dos y el coste efectivo remanente. Este último solo puede calcularse una vez el préstamo ya se ha contratado porque incluye como variable el plazo remanente de pago del préstamo.

    No dejes de leer: TAE | Qué Es, Cómo se Calcula y Dónde se Aplica

    ¿Qué considerar a la hora de buscar un préstamo?

    Es posible que muchos estén interesados en conocer los detalles del coste efectivo remanente porque consideran que puede ser un indicador importante a la hora de elegir el mejor producto crediticio. Sin embargo, si lo que quieres es comparar ofertas para elegir la que mejor se ajuste a lo que buscas, entonces los valores que debes estudiar son el TIN y el TAE.

    Sin embargo, la Tasa Anual Equivalente, que es el indicador que incluye otros gastos y comisiones, será el valor más importante del que tienes que fijarte. Esto quiere decir que si la TAE es más baja, la totalidad del préstamo será más barato que en otras alternativas.

    Palabras finales

    El coste efectivo remanente es un indicador importante que los clientes que tienen contratado un producto crediticio de cualquier tipo con una entidad bancaria o financiera deben conocer para saber el costo total que falta del pago de estos productos en referencia a la cantidad de tiempo que nos queda de contrato. Sin embargo, no es un valor que podamos conocer antes de hacer la contratación para saber cuál préstamo nos conviene más. La entidad con la que tenemos el contrato tiene la obligación de proveernos con el coste efectivo remanente una vez hayamos hecho la contratación del producto crediticio.

    ►TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR◄

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información