Cómo hacer un testamento: Una guía paso a paso

Antes de redactar tu testamento, decide el tipo de testamento que necesitas. Después, elige un beneficiario, un albacea y un tutor (si tienes hijos). Por último, firma tu testamento y guárdalo en un lugar seguro e informa a tus seres queridos de dónde está el documento.

Escribir un testamento puede dar miedo. Admitámoslo, a pocos nos gusta contemplar nuestra mortalidad, y menos aún planificarla. A pesar de ello, redactar un testamento es uno de los mejores regalos que puedes hacer a tus seres queridos y una forma de garantizar el cumplimiento de tus últimos deseos. También puede evitar futuros dolores de cabeza y discusiones dentro de tu familia cercana y extensa.

En este artículo, cubriremos los pasos para redactar tu testamento, lo que debes incluir en él y por qué los detalles son tan valiosos en este proceso.

Índice de contenidos
  1. Paso 1: Elige el tipo de testamento que necesitas
  2. Paso 2: Decidir qué bienes incluir
  3. Paso 3: Elige a tus beneficiarios
  4. Paso 4: Elige a tu albacea
    1. Consejo profesional
  5. Paso 5: Elegir tutores para tus hijos
  6. Paso 6: Firma ante testigos
  7. Paso 7: Guarda tu testamento en un lugar seguro
  8. Paso 8: Informa a tu albacea y a tus seres queridos de dónde se guarda tu testamento
  9. Paso 9: Actualiza tu testamento cuando sea necesario
    1. Consejo profesional
  10. Lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer al hacer un testamento
  11. Preguntas frecuentes
    1. ¿Cuánto tiempo después de la muerte se lee un testamento?
    2. ¿Qué tipo de testamento es mejor?
    3. ¿Cuál es la diferencia entre un testamento y una voluntad?
  12. Puntos clave

Paso 1: Elige el tipo de testamento que necesitas

El tipo de testamento que necesitas depende en gran medida de tus necesidades y situación individuales. La mayoría de la gente utilizará un testamento simple, en el que se indique claramente que se trata de tu último testamento y tus deseos al fallecer. Si tu testamento se lleva a los tribunales y se impugna, tu testamento es una prueba clara de lo que quieres que se haga con todos tus bienes.

Puedes elegir un estilo de testamento diferente en función de tus deseos y los de tu cónyuge.

  1. Testamento simple (o básico) Un testamento simple te permite nombrar a quién quieres que se ocupe de tus bienes, quién será el tutor de tus hijos menores y de tus mascotas, y quién será tu albacea.
  2. Testamento de vaciado El testamento por encima se utiliza junto con un fideicomiso en vida. Este tipo de testamento evita el tiempo y el coste del tribunal testamentario, ya que tus bienes se transfieren automáticamente a un fideicomiso en vida una vez que mueres.
  3. Testamento espejo Como su nombre indica, los testamentos espejo son copias idénticas redactadas por un matrimonio o una pareja de hecho. Cada individuo deja a su pareja todo el patrimonio y nombra a las mismas personas u organizaciones como beneficiarios secundarios.
  4. Testamento conjunto Al igual que el testamento en espejo, el testamento mancomunado garantiza que tu pareja se ocupará económicamente de ti cuando mueras. Se trata de un documento único en el que se recogen tus deseos finales y los de tu cónyuge. Cada uno de vosotros firma el documento, que no puede modificarse sin las firmas de ambos.
  5. Testamento ológrafo Aunque suene futurista, un testamento holográfico está simplemente escrito a mano y firmado. Algunos testamentos holográficos ni siquiera tienen testigos. Dicho esto, la validez de este tipo de testamento difiere según las leyes de cada estado.
  6. Testamento nuncupativo Un testamento nuncupativo se otorga oralmente, lo que puede dificultar su validación. La mayoría de los abogados especializados en sucesiones desaconsejan este tipo de testamento, ya que algunos estados no reconocen los testamentos nuncupativos y los que sí lo hacen tienen requisitos muy específicos.
¡IMPORTANTE! Ten en cuenta que el "testamento vital" no figura entre estas opciones. Mientras que los testamentos anteriores esbozan tus deseos finales después de tu fallecimiento, un testamento vital contiene instrucciones para tu cuidado en caso de que sufras una lesión grave y no puedas verbalizar tus deseos.

Paso 2: Decidir qué bienes incluir

Puedes incluir lo que quieras en tu testamento, pero hay algunos elementos esenciales que debes incluir en cada borrador. Esto incluye:

  • Cuentas bancarias y de jubilación
  • Tu póliza de seguro de vida
  • Bienes personales y reliquias familiares
  • Niños y mascotas
Lee:  ¿Los baby boomers alimentarán la próxima burbuja inmobiliaria?

Tus bienes personales incluyen los vehículos y los bienes inmuebles que posees, así que asegúrate de enumerarlos todos. Además, asegúrate de enumerar los animales domésticos que tengas junto a tus otros bienes. Aunque se sientan como hijos, la ley considera que los animales domésticos son bienes que deben tener un cuidador o tutor designado.

Paso 3: Elige a tus beneficiarios

Una vez que hayas perfilado todos tus bienes, tendrás que decidir quién se queda con qué. Si tienes tu propia familia, puedes decidir dejárselo todo a ellos. También puedes optar por dejar la mayor parte de tu patrimonio a tu familia y que los fondos restantes vayan a otros miembros de la familia o a una organización benéfica de tu elección.

Decidas lo que decidas, asegúrate de indicar claramente quiénes son y qué les dejas. Si tu testamento llega al tribunal testamentario, la especificidad ayudará a garantizar que todos sepan lo que van a recibir. También limita las disputas que puedan tener tus beneficiarios entre sí.

¡IMPORTANTE! Tu última voluntad no puede anular una escritura de propiedad. Si en la escritura figuráis como copropietarios tú y tu cónyuge, éste recibirá la propiedad independientemente de lo que indiques en tu testamento.

Paso 4: Elige a tu albacea

Tu albacea lleva a cabo tus últimos deseos revisando tu testamento, distribuyendo tus bienes a los beneficiarios adecuados y pagando las deudas que te queden.

Para designar oficialmente a un albacea, debes nombrarlo en tu testamento. Aunque no hace falta decirlo, asegúrate de informar a esta persona de su papel como albacea si mueres. Se trata de un trabajo enorme para alguien que también puede estar sufriendo por ti, por lo que mantener esta delicada conversación es fundamental para que todo salga bien.

Debido a las responsabilidades que conlleva ser albacea, es importante elegir a alguien en quien confíes y que tenga en cuenta tus mejores intereses. La mayoría de la gente elige como albaceas a sus cónyuges, hermanos, amigos íntimos o a uno de sus hijos adultos. También puedes contratar a un abogado o a un contable para que asuma esta responsabilidad, pero esto tiene un coste.

Consejo profesional

También puedes designar a alguien como albacea de reserva en caso de que la primera persona que hayas elegido no pueda o no quiera desempeñar las funciones necesarias. Esto incluye informar a esa persona y nombrarla también en el testamento.

Paso 5: Elegir tutores para tus hijos

Éste es uno de los pasos más importantes al redactar tu testamento. Si tienes hijos menores de edad (menores de 18 años), nombrar un tutor ayudará a mantener a tu hijo fuera del sistema de acogida. Aunque el otro progenitor de tu hijo suele obtener la custodia completa si tú falleces, debes considerar la posibilidad de nombrar un tutor adicional en caso de que ambos padres fallezcan. Si no se nombran tutores, y nadie se ofrece a cuidar de tu hijo, el tribunal puede decidir a dónde va tu hijo.

Lee:  ¿Qué puntaje de crédito se requiere para el financiamiento de Apple?

Al igual que con la elección del albacea, asegúrate de elegir un tutor que creas que cuidará de tus hijos como lo harías tú. Habla con tu posible tutor para asegurarte de que conoce sus futuras responsabilidades. Siempre puedes designar un tutor de reserva si te preocupa que la primera persona que hayas nombrado no cumpla tus deseos.

Si te preocupa la carga económica a la que pueda enfrentarse el tutor, considera la posibilidad de contratar un seguro de vida o abrir una cuenta de ahorros para asegurarte de que tu hijo y el tutor están atendidos.

Paso 6: Firma ante testigos

Después de elegir a tus beneficiarios, tutores y albacea, debes firmar el testamento completo para que sea válido. La mayoría de los estados exigen que firmes ante dos testigos, ninguno de los cuales puede ser tu albacea, beneficiario o tutor. Después de que firmes, tus testigos también firmarán cada uno de ellos para que el documento sea legalmente válido y vinculante.

Además de firmar el testamento, algunos estados exigen que tus testigos firmen una declaración jurada de autoliquidación. Este documento es básicamente el testimonio de tus testigos de que te vieron firmar tu testamento y, al hacerlo, parecías estar en tu sano juicio. Aunque pueda parecer innecesario, una declaración jurada de autoliquidación puede ser muy útil si tu testamento se cuestiona en un tribunal.

Paso 7: Guarda tu testamento en un lugar seguro

Ahora que tu testamento está completo y firmado, tienes que guardarlo en un lugar seguro. Puede ser en una caja fuerte a prueba de incendios, o incluso en una caja de seguridad. Incluso puedes decidir guardarlo en el bufete de abogados encargado de distribuir tus bienes.

Dondequiera que decidas guardar tu testamento, puede ser inteligente tener otros documentos importantes en el mismo lugar. Esto puede incluir tus documentos de planificación patrimonial, tu póliza de seguro de vida, cualquier instrucción funeraria, así como cualquier información de contacto o contraseñas online que quieras que tenga tu albacea.

Paso 8: Informa a tu albacea y a tus seres queridos de dónde se guarda tu testamento

Una vez que hayas organizado todos tus documentos importantes, también conocido como cajón de la herencia, informa a tus familiares y a tu albacea de dónde has guardado tu testamento. Al fin y al cabo, un testamento perdido es bastante inútil para todos los implicados.

Si hay alguien incluido en tu testamento con el que aún no has hablado, puede ser el momento de hacerlo. Infórmales de su posición en el testamento y de las responsabilidades que esperas que asuman. La lectura del testamento no es un lugar para las sorpresas.

Paso 9: Actualiza tu testamento cuando sea necesario

Que tu testamento esté redactado no significa que tenga que ser la versión definitiva. Dependiendo de tu situación personal, puede que hayas redactado tu testamento cuando eras mucho más joven, quizá justo después de que nacieran tus hijos. Pueden ocurrir muchas cosas desde entonces.

Aunque no se produzcan acontecimientos vitales importantes, lo mejor es revisar tu testamento cada cinco años aproximadamente para determinar si es necesario actualizarlo. Independientemente del tiempo transcurrido, recomendamos actualizar tu testamento si se produce alguno de los siguientes acontecimientos

  • Matrimonio o divorcio
  • Nacimiento de tus hijos o nietos
  • Traslado a otro estado
  • Muerte de un tutor, beneficiario o albacea
  • Compra de terrenos o propiedades

Consejo profesional

Si tienes borradores anteriores de tu testamento, indica claramente que cualquier borrador anterior es nulo para evitar confusiones.

Lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer al hacer un testamento

Hay muchas cosas que hay que tener en cuenta al redactar un testamento. Además de los pasos anteriores, ten en cuenta lo que debes y no debes hacer cuando redactes tu propio testamento.

LO QUE HAY QUE HACER Y LO QUE NO HAY QUE HACER AL HACER UN TESTAMENTO

He aquí una breve lista de lo que hay que hacer (y no hacer) al redactar un testamento.

Lee:  ¿Qué es el derecho colaborativo? Entrevista con Mara Bernstein de Choose Collaborative
Hazlo
  • Nombrar un albacea y un tutor alternativos
  • Expresa tu deseo de donar bienes a amigos o a organizaciones benéficas
  • Considera la posibilidad de trabajar con una persona real (especialmente si tienes un patrimonio importante), no sólo con un programa online
  • Trabaja con un abogado especializado en herencias que conozca bien la legislación de tu estado
No
  • Posponlo, ya que esto sólo retrasará el proceso
  • Piensa que otras declaraciones o documentos escritos pueden sustituir al testamento
  • Perderse en los detalles
  • Centrarse demasiado en la búsqueda de un ejecutor alternativo

Preguntas frecuentes

¿Cuánto tiempo después de la muerte se lee un testamento?

Tu albacea informará a tus familiares en un plazo de 60 días desde su nombramiento. En este caso, "ser nombrado" no se refiere al momento en que el propietario del testamento designa al albacea. En cambio, después de que el titular del testamento fallezca, el testamento se envía al tribunal testamentario, donde se nombra oficialmente a un albacea (normalmente la persona nombrada en el testamento).

¿Qué tipo de testamento es mejor?

No hay un tipo de testamento "mejor" para cada persona. Dependiendo de tu situación y de tus creencias personales, es posible que quieras incluir información o bienes que pocas personas poseen. Aunque los hologramas y los nuncupativos deben evitarse por completo, un testamento escrito (sea cual sea el formato) suele ser el "mejor" para comunicar tus deseos finales.

¿Cuál es la diferencia entre un testamento y una voluntad?

Hoy en día, estos términos se utilizan indistintamente. Sin embargo, a principios del siglo XX, los testamentos se centraban principalmente en las herencias y los bienes inmuebles del fallecido, mientras que los testamentos se ocupaban de cualquier bien personal.

Puntos clave

  • Aunque hacer un testamento es deprimente y da miedo, es vital que dejes instrucciones claras a tus seres queridos después de tu muerte.
  • Hay seis tipos diferentes de testamentos. Asegúrate de investigar para saber cuál es el mejor para ti y tu situación.
  • Mantén una conversación con tu albacea y tus tutores antes de nombrarlos en tu testamento. Pueden acabar siendo la persona equivocada para el trabajo.
  • Una vez que firmes tu testamento, guárdalo en un lugar seguro e informa a tus seres queridos de tu escondite.
  • Revisa tu testamento cada cinco años aproximadamente y comprueba si requiere alguna actualización.
Ver las fuentes del artículo
  1. Escribir un testamento - Georgia.gov
  2. Datos sobre los testamentos - Oficina del Registro de Testamentos de Maryland
  3. Testamentos, herencias y sucesiones - Tribunales de California | El Poder Judicial de California
  4. ¿Qué debes hacer si no puedes permitirte un funeral? - SuperDinero
  5. ¿Cuáles son las mejores formas de financiar un funeral? - SuperDinero
  6. ¿Cubre Medicare los gastos del funeral? - SuperMoney
  7. Per Stirpes vs. Per Capita: ¿Cuál es la diferencia? - SuperMoney
  8. Beneficiario contingente vs. Beneficiario principal: Definiciones y ejemplos - SuperMoney
  9. Todo lo que debes saber sobre los gastos funerarios y cómo afrontarlos - SuperMoney

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo hacer un testamento: Una guía paso a paso puedes visitar la categoría Créditos.

►TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR◄

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información