Activos Financieros | Qué Son, Características, Tipos y Riesgos

15/12/2021

Cuando hablamos acerca de los activos a los que una persona puede acceder, estos por lo general se dividen entre activos físicos y activos financieros. Si no conoces las diferencias entre estos o no sabes qué se pueden identificar como activos financieros, hoy queremos explicarte lo que significan.

Si te interesa hacer una inversión que te genere una buena rentabilidad, es muy importante que conozcas lo que son los activos financieros y cómo funcionan. Toda esta información es de gran importancia para ayudarte a elegir la forma en la que puedes invertir tu dinero en uno de estos títulos.

Conoce con nosotros qué son y cómo funcionan los activos financieros además de los diferentes tipos de riesgos que pueden tener.

Índice de contenidos

    ¿Qué son los activos financieros?

    Lo primero que debemos saber es qué se definen como activos financieros. Los activos financieros se definen como una serie de instrumentos que no cuentan con un valor físico y que le permiten a quien los tiene obtener una rentabilidad para nuestros ahorros.

    Las figuras que participan en este tipo de negociación son las siguientes:

    • Inversor o comprador: esta será la persona que adquiere el activo financiero y puede ser tanto una persona natural como una jurídica.
    • Vendedor: esta es la figura de quien vende el activo financiero y pueden ser tanto entidades bancarias o financieras como empresas o gobiernos.

    A diferencia de los activos tangibles, los activos financieros son aquellos que no cuentan con un valor tangible o físico, sin embargo, se consideran como una parte importante de la economía tanto personal como de la nación.

    activos financieros

    Características de los activos financieros

    Los activos financieros tienen algunas características peculiares que se aplican sin importar el tipo de activo financiero del que hablamos. Estas son las siguientes:

    • Rentabilidad: la idea detrás de la compra de este tipo de activos es que el inversionista obtenga ganancias en la forma de rentabilidad. Por lo general esta rentabilidad se puede ver en la figura de intereses aplicados al dinero invertido, lo que quiere decir que mientras más alto el interés ofrecido, mayor será la rentabilidad.
    • Liquidez: como liquidez de un activo financiero se entiende la facilidad que tienen estos activos de convertirse en dinero que el comprador pueda retirar sin sufrir pérdidas. Por lo general esta liquidez está determinada por la rapidez en la que el dinero invertido puede retirarse sin tener que sufrir penalizaciones o perder parte de los beneficios.
    • Riesgo: otra de las características de los activos financieros es la posibilidad que existe de que perdamos el dinero invertido. Usualmente este riesgo se asocia con la rentabilidad ya que mientras más altos sean los intereses ofrecidos, más alto será el riesgo enfrentado.

    Tipos de activos financieros

    Existen dos formas diferentes en las que los activos financieros pueden ser clasificados. Una de ellas es dependiendo del tipo de rentabilidad que ofrecen a sus inversionistas y la segunda es dependiendo del plazo de vencimiento que se ofrece a la inversión.

    Dependiendo de la rentabilidad, los tipos son:

    • Renta fija: los activos financieros de renta fija se definen como aquellos que ofrecen una rentabilidad garantizada del 100%, lo que significa que el inversionista obtendrá de vuelta su inversión más los intereses generados. Este tipo de activos por lo general son ofrecidos por entidades bancarias o financieras.
    • Renta variable: los activos de este tipo son aquellos que no garantizan de ninguna manera la devolución de la inversión o intereses. Por lo general ofrecen intereses más altos pero a un riesgo mucho mayor porque se puede perder no solo la rentabilidad sino la totalidad del dinero invertido.

    Dependiendo del plazo de devolución, los tipos son:

    • A corto plazo: como activos financieros a corto plazo se entienden aquellos en los que la inversión tiene un plazo menor a 12 meses, período en el que el inversionista recibirá la rentabilidad de su inversión. Por lo general la rentabilidad será menor igual que el riesgo. Un ejemplo de este tipo de activos financieros serán los depósitos a plazo fijo.
    • A mediano o largo plazo: los activos financieros que tienen una duración mayor de un año se consideran a mediano plazo o largo plazo dependiendo del tiempo que duren. Este tipo de activos ofrecen una rentabilidad mayor lo que significa que el riesgo será también mayor.

    ¿Cómo se emiten los activos financieros?

    Para que un activo financiero exista este debe emitirse, por lo que el primer paso para que este título exista es la creación del título correspondiente. Una vez que este título exista, el segundo paso es el de la negociación. En este paso el activo ingresa en los mercados financieros y finalmente, este desaparece una vez adquirido.

    Aunque no todos los activos financieros se negocian o emiten de la misma forma, estos son los pasos por lo que es posible que pasen.

    En lo que respecta al mercado en el que estos activos se pueden negociar, existen dos principales:

    • Mercado primario: cuando se habla de activos financieros de mercado primerio nos referimos a aquellos que se negocian directamente con el emisor cuando estos títulos están recién creados.
    • Mercado secundario: por su parte cuando se adquieren activos financieros a través del mercado secundario nos referimos a aquellos títulos que son intercambiados directamente entre los inversionistas sin la intervención de la entidad que los emite.

    Finalmente, se considera que el activo desaparece una vez que el plazo para su devolución sea alcanzado. Es decir, si adquirimos un activo pagadero a un año, este pasará por los pasos anteriores y finalmente, cuando llegue el momento de vencimiento, este título desaparece.

    Ejemplos de activos financieros

    Algunos ejemplos de los activos financieros que se pueden adquirir son los siguientes:

    • Bonos del Estado: estos bonos se entienden como activos financieros con renta fija otorgados por el gobierno. Se caracterizan por ser a largo plazo ya que usualmente duran más de 18 años. Estos se denominan como inversiones de bajo riesgo tomando en cuenta que son emitidos por el gobierno.
    • Depósitos bancarios: estos son activos otorgados por los bancos o entidades financieras y se definen como cuentas de ahorro o depósitos a plazo fijos. Al producir una rentabilidad menor y una liquidez media también se les considera como de menor riesgo.
    • Acciones: por su parte estos son activos financieros de tipo variable que representan una parte de una empresa y su propiedad. Por esta característica se considera como una inversión indefinida que representa un riesgo variable. Este activo se considera de riesgo medio/alto porque producen una buena liquidez y el dinero puede recuperarse vendiendo las acciones en cualquier momento. Sin embargo, dependiendo de las condiciones, la inversión puede recuperarse o perderse por completo.
    • Pagarés empresariales: estos se definen como activos de deuda empresarial que se consideran a corto plazo y con descuento. Estos son títulos vendidos por empresas que necesitan liquidez y se considera una inversión de alto riesgo.
    • Dinero en curso: el activo financiero que se considera con mayor liquidez es el dinero. Esto es porque puede intercambiarse de forma inmediata por bienes. Esto no representa ningún riesgo ni rentabilidad.

    No debes de ver: Cuentas Remuneradas | Qué Son, Tipos y Ofertas

    ¿Cuáles son los mejores activos financieros?

    A la hora de contratar activos financieros la elección de cuál puede ser el mejor es una bastante difícil porque depende de muchas condiciones, por ejemplo de la posición económica del inversionista así como lo que espera obtener de su inversión.

    Para una persona que tiene dinero ahorrado y quiere usarlo para obtener algo de rentabilidad, las mejores alternativas son las cuentas de ahorro y especialmente, los depósitos a plazo fijo. Esto es porque ambos activos financieros representan un riesgo muy bajo que permiten obtener rentabilidad de los ahorros. Adicionalmente, este tipo de inversión está protegida por el Fondo de Garantía de Depósitos.

    Palabras finales

    Si te interesa hacer una inversión que te genere una buena rentabilidad pero a bajo riesgo, es importante que conozcas qué son y cómo se diferencian los activos financieros. Esta es la forma en la que puedes hacer una decisión informada a la hora de invertir tu dinero.

    ►TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR◄

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información