10 consejos para empezar a vivir por debajo de tus posibilidades hoy mismo

Para vivir por debajo de tus posibilidades, crea primero un presupuesto realista y completo. A continuación, puedes empezar a hacer un seguimiento de tus gastos e identificar los gastos innecesarios que debes eliminar de tus finanzas. Viviendo por debajo de tus posibilidades, no sólo puedes ayudar a tu situación actual, sino que también puedes planificar una jubilación más fácil.

Si alguna vez has intentado sacar adelante tus finanzas, probablemente sabes lo difícil que puede ser. A veces te cuesta reducir los gastos innecesarios. Pero otras veces parece que simplemente no hay suficientes ingresos para llegar a fin de mes, aunque ya estés viviendo de forma frugal.

La buena noticia es que si te cuesta ahorrar dinero o alcanzar tus objetivos financieros, hay medidas que puedes tomar para empezar a vivir por debajo de tus posibilidades y salir por fin adelante con tus finanzas. Esto puede ayudarte a reducir el estrés y a alcanzar la libertad financiera. Aquí tienes 10 formas de vivir por debajo de tus posibilidades hoy mismo.

Índice de contenidos
  1. ¿Qué significa vivir por debajo de tus posibilidades?
    1. ¿Cuáles son las ventajas de vivir por debajo de tus posibilidades?
  2. Cómo vivir por debajo de tus posibilidades
    1. 1. Crea un presupuesto
    2. 2. Controla tus gastos
    3. 3. Identifica los gastos innecesarios
    4. 4. Utiliza las tarjetas de crédito con precaución
    5. 5. Reconsidera tus mayores gastos
    6. 6. Aborda el gasto impulsivo
    7. 7. Establece tus prioridades
    8. 8. Crea un fondo de emergencia
    9. 9. Automatiza tus ahorros
    10. 10. Aumenta tus ingresos
  3. Preguntas frecuentes
    1. ¿Vale la pena vivir por debajo de tus posibilidades?
    2. ¿Cuáles son las ventajas de vivir por debajo de tus posibilidades?
    3. ¿Cómo puede un estudiante vivir por debajo de sus posibilidades?
  4. Puntos clave
  5. Gestiona eficazmente tu dinero

¿Qué significa vivir por debajo de tus posibilidades?

En pocas palabras, vivir por debajo de tus posibilidades es gastar menos de lo que ganas. Pero, como probablemente puedas adivinar, hay mucho más que eso.

Cuando vives por debajo de tus posibilidades, tienes suficiente dinero en tu presupuesto para cubrir todos tus gastos mensuales, ahorrar para tus objetivos financieros e incluso tener un poco de margen en tu presupuesto.

Es importante tener en cuenta la diferencia entre vivir por debajo de tus posibilidades y vivir al día. Cuando vives al día, puede que seas capaz de cubrir tus facturas y gastos cada mes. Pero también es probable que no seas capaz de ahorrar o invertir. Cuando vives por debajo de tus posibilidades, puedes pagar tus gastos y seguir ahorrando para el futuro.

¿Cuáles son las ventajas de vivir por debajo de tus posibilidades?

Vivir por debajo de tus posibilidades tiene muchas ventajas, y no sólo para tu cartera.

  • Asequibilidad La primera ventaja obvia es que podrás afrontar cómodamente tus gastos cada mes sin endeudarte ni retrasarte en tus facturas.
  • Reduce el estrés financiero Vivir por debajo de tus posibilidades también puede ayudar a reducir el estrés financiero. El dinero es una de las principales fuentes de estrés para un gran porcentaje de personas, y ese estrés puede contagiarse fácilmente a otras áreas de tu vida. Vivir por debajo de tus posibilidades y sacar adelante tus finanzas puede mejorar tu calidad de vida en general y ayudarte a sentirte más relajado.
  • Planifica los gastos futuros Adoptar esta vida financiera hoy puede ayudarte a vivir cómodamente en el futuro. Mucha gente no empieza a invertir para la jubilación cuando empieza a trabajar, simplemente porque parece estar muy lejos. Pero el tiempo en el mercado es fundamental a la hora de invertir, y vivir por debajo de tus posibilidades puede ayudarte a tener fondos adicionales para invertir desde una edad más temprana.

Cómo vivir por debajo de tus posibilidades

Vivir por debajo de tus posibilidades puede ser más fácil de decir que de hacer, especialmente si vives con pocos ingresos. Hemos reunido 10 de los mejores consejos para ayudarte a empezar a vivir por debajo de tus posibilidades hoy mismo.

Lee:  ¿Qué sucede con el dinero no utilizado de la Beca Pell?

1. Crea un presupuesto

Mucha gente se resiste a hacer un presupuesto, ya que puede parecer restrictivo y aparentemente impedirte gastar el dinero que tanto te ha costado ganar. Pero hacer un presupuesto no tiene por qué ser restrictivo; de hecho, si se hace correctamente, puede darte más libertad para gastar el dinero en tus prioridades.

El primer paso para crear un presupuesto eficaz es empezar donde estás ahora. Revisa tus extractos bancarios y de tarjetas de crédito para identificar tus ingresos mensuales y tu gasto medio mensual en cada categoría.

Ver a dónde ha ido a parar tu dinero será de gran ayuda para crear tu presupuesto en el futuro. Puede que descubras que te sobra espacio en tu presupuesto para empezar a enviar dinero a los ahorros. Por otro lado, puede que descubras que gastas más dinero del que ganas, y entonces sabrás que algo tiene que cambiar.

Consejo profesional

Si necesitas hacer cambios en tu presupuesto, empieza por algo pequeño. No es realista pasar de gastar 500$ al mes en comida a gastar 100$ al mes. Céntrate en un progreso pequeño y constante.

2. Controla tus gastos

Una vez que hayas hecho tu presupuesto, tu trabajo no ha terminado. Para asegurarte de que realmente sigues ese presupuesto, tendrás que hacer un seguimiento de tus gastos. Hay varias formas de hacerlo, dependiendo de tu estilo presupuestario. Algunas personas prefieren conectar sus cuentas bancarias a una aplicación de presupuestos como Mint o You Need a Budget (YNAB), mientras que otras prefieren un enfoque más práctico, como una hoja de cálculo en la que puedan hacer un seguimiento manual de sus gastos.

La ventaja de hacer un seguimiento de tus gastos a lo largo del mes es que tienes tiempo para hacer cambios. Si compruebas tu aplicación de presupuesto el día 15 del mes y ves que has gastado más de la mitad de tu presupuesto para cenas, tienes tiempo de hacer cambios para terminar el mes según lo previsto.

3. Identifica los gastos innecesarios

Es fácil decir que vas a reducir los gastos innecesarios, pero a menudo es más difícil hacerlo realmente. Lo que lo hace aún más complicado es el hecho de que lo "innecesario" es totalmente subjetivo. Lo que es un gasto innecesario para una persona puede parecer totalmente necesario para otra.

Lo mejor que puedes hacer es tener curiosidad por tus propios gastos en lugar de criticarlos. Si ves que gastas más dinero del que te gustaría en un área, pregúntate por qué y si esas compras eran realmente necesarias.

Una vez que hayas identificado esas compras innecesarias, te resultará más fácil reducirlas en tu presupuesto.

4. Utiliza las tarjetas de crédito con precaución

Algunos expertos en finanzas personales te dirán que no utilices las tarjetas de crédito en absoluto. Es cierto que, para algunas personas, no usarlas en absoluto es lo mejor. Pero si puedes aprender a utilizarlas de forma responsable, las tarjetas de crédito pueden ser una gran herramienta.

La regla más importante del gasto con tarjeta de crédito es gastar sólo el dinero que tienes en tu cuenta bancaria. Si haces una compra de 250 dólares con tu tarjeta de crédito, deberías sentirte igual de cómodo poniendo esa compra en tu tarjeta de débito porque el dinero ya está en tu cuenta.

Además, asegúrate de que pagas el saldo total de tu tarjeta de crédito cada mes. De lo contrario, acabarás pagando intereses, que es otro gasto innecesario.

Consejo profesional

Si actualmente estás pagando las deudas de las tarjetas de crédito, considera la posibilidad de hacer una transferencia de saldo o un préstamo de consolidación de deudas para ayudar a reducir el tipo de interés.

5. Reconsidera tus mayores gastos

La gente suele intentar ahorrar dinero reduciendo sus pequeños gastos cotidianos. Y aunque eso puede ser eficaz, los gastos más importantes suelen consumir la mayor parte de tu presupuesto. Por ello, esas son las áreas en las que puedes tener un mayor impacto.

Lee:  Flagstar Mortgage Inicio de sesión, pago, servicio al cliente

Dos gastos importantes para la mayoría de la gente son la vivienda y el transporte. Considera si hay formas de reducir el pago de la vivienda, quizás mudándote a un apartamento más asequible. Si tienes que pagar un coche, considera si puedes reducir -o incluso eliminar- ese pago con un coche más asequible.

6. Aborda el gasto impulsivo

Las compras impulsivas son cuando gastas dinero que no habías planeado de antemano. Y si tienes problemas con los gastos impulsivos, sabes lo difícil que puede ser superarlos. Este problema se encuentra en la intersección de las finanzas y las emociones, lo que lo hace aún más complicado.

El primer paso es llegar a la raíz de por qué estás gastando emocionalmente. Algunas razones pueden abordarse mediante una gestión eficaz del dinero, mientras que otras pueden requerir un trabajo más profundo, como la terapia.

Una de las mejores formas de abordar los gastos impulsivos es establecer una norma para ti mismo. Si te planteas hacer un gasto impulsivo, establece una regla en la que tengas que esperar al menos 24 horas -o incluso más- antes de poder volver a comprarlo. Muchas veces, descubrirás que ya no necesitas el artículo.

7. Establece tus prioridades

Establecer prioridades es la piedra angular para vivir por debajo de tus posibilidades, ya que requiere que mires tus finanzas tanto hoy como en el futuro.

La verdad es que no tenemos dinero para todo lo que podemos desear, y en última instancia tenemos que decidir a qué irá nuestro dinero. Tener claras las prioridades puede ayudarte a hacerlo. Algo puede parecer importante y merecer la pena gastar tu dinero. Pero cuando lo comparas con tus objetivos más amplios de comprar una casa o viajar con tu familia, de repente no parece tan importante.

8. Crea un fondo de emergencia

Los expertos financieros suelen recomendar tener un fondo de emergencia de tres o seis meses de gastos. Y aunque construir tu fondo de emergencia requiere hacer un espacio extra en tu presupuesto, tendrá muchos beneficios en el futuro.

En última instancia, una emergencia financiera para la que no estamos preparados suele acabar costándonos más dinero. Por ejemplo, si tienes una reparación de coche de 1.000 dólares que no puedes pagar, puedes acabar cargándola a una tarjeta de crédito. En lugar de pagar 1.000 dólares por esa reparación del coche, pagarás aún más dinero debido a los pagos de intereses que tendrás que hacer en la tarjeta de crédito. Ese gasto añadido hace aún más difícil vivir por debajo de tus posibilidades.

Lo bueno de un fondo de emergencia es que, aunque la primera vez te llevará un tiempo acumularlo, luego puedes dejarlo reposar, fuera de la vista, fuera de la mente. Pero cuando surjan gastos inesperados, podrás responder a ellos inmediatamente y sin estrés.

Consejo profesional

¿No estás seguro de cuánto necesitas en tu fondo de emergencia? Suma todos tus gastos mensuales y multiplica el total por tres o por seis. Piensa en lo difícil que sería sustituir tus ingresos si perdieras tu trabajo. Cuanto más difícil creas que sería, mayor debería ser tu fondo de emergencia.

9. Automatiza tus ahorros

Ahorrar dinero parece fácil en teoría, pero reservar repetidamente un dinero extra puede ser más difícil. Mucha gente se dice a sí misma que ahorrará el dinero que le quede al final de cada mes. Por desgracia, si no se planifica con antelación, es posible que no te quede nada cuando llegue el final del mes.

Lee:  7 formas brillantes de vivir bien con ingresos fijos

En su lugar, automatiza tus ahorros para que pasen de tu cuenta corriente a tu cuenta de ahorros automáticamente, y preferiblemente justo después de cobrar. Esta práctica se conoce como pagarte a ti mismo primero, ya que estás dando prioridad a tus ahorros sobre otros gastos.

10. Aumenta tus ingresos

Hay muchas formas de vivir por debajo de tus posibilidades reduciendo tus gastos. Pero otra opción es aumentar tus ingresos para tener más dinero que destinar a los gastos de la vida y al ahorro.

Hay muchas formas de aumentar tus ingresos, como pedir un aumento de sueldo en el trabajo, buscar un ascenso, solicitar trabajos mejor pagados o buscar un trabajo secundario.

Consejo profesional

Un trabajo paralelo puede ser una gran opción cuando estás ahorrando para un objetivo financiero concreto. ¿Estás ahorrando para el pago inicial de una casa? Elige un trabajo que puedas hacer en tu tiempo libre y destina todos los ingresos a la cuota inicial.

Preguntas frecuentes

¿Vale la pena vivir por debajo de tus posibilidades?

Vivir por debajo de tus posibilidades definitivamente merece la pena gracias a la independencia financiera que puede ayudarte a conseguir tanto hoy como en el futuro.

¿Cuáles son las ventajas de vivir por debajo de tus posibilidades?

Vivir por debajo de tus posibilidades no sólo reducirá el estrés financiero actual y te ayudará a cubrir todos tus gastos, sino que también te ayudará a alcanzar tus objetivos financieros futuros, incluida una jubilación cómoda.

¿Cómo puede un estudiante vivir por debajo de sus posibilidades?

Vivir por debajo de tus posibilidades puede ser un reto cuando eres un estudiante con pocos ingresos. Dicho esto, los consejos anteriores pueden ayudarte tanto si eres estudiante como si llevas años de carrera.

Puntos clave

  • Vivir por debajo de tus posibilidades es tener suficiente espacio en tu presupuesto para cubrir los gastos esenciales de tu vida, así como ahorrar para tu futuro financiero.
  • El primer paso más importante para vivir por debajo de tus posibilidades, o para alcanzar cualquier objetivo financiero, es crear un presupuesto eficaz.
  • Otras formas de reducir tus gastos para vivir por debajo de tus posibilidades son el seguimiento de tus gastos, el uso responsable de las tarjetas de crédito, la automatización de tus ahorros, etc.
  • Aunque reducir tus gastos puede ayudarte a vivir por debajo de tus posibilidades, también puede hacerlo aumentar tus ingresos.

Gestiona eficazmente tu dinero

Vivir por debajo de tus posibilidades puede ayudarte a crear seguridad y libertad financiera, tanto hoy como en el futuro. Vivir por debajo de tus posibilidades puede ser un reto cuando estás empezando, pero unos pocos cambios en tus finanzas pueden ayudarte a conseguirlo.

Si intentas vivir por debajo de tus posibilidades, necesitarás tener a tu lado las herramientas financieras adecuadas. Visita nuestro resumen de las mejores herramientas de gestión del dinero para ayudarte a controlar tus gastos.

Ver fuentes del artículo
  1. Hacer un presupuesto - Consumer.gov
  2. Presupuestos: Cómo crear un presupuesto y cumplirlo - Oficina de Protección Financiera del Consumidor
  3. 7 sencillos pasos para crear un presupuesto exitoso - SuperMoney
  4. Cómo presupuestar dinero con pocos ingresos - SuperMoney
  5. 11 movimientos de dinero inteligentes que puedes probar hoy mismo - SuperMoney
  6. 10 decisiones de finanzas personales para proteger a tu familia - SuperMoney
  7. 14 consejos prácticos para alcanzar la libertad financiera - SuperMoney
  8. 5 formas en que las tarjetas de débito prepagadas pueden ayudarte a presupuestar - SuperMoney
  9. La guía definitiva para hacer un presupuesto - SuperMoney

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 10 consejos para empezar a vivir por debajo de tus posibilidades hoy mismo puedes visitar la categoría Créditos.

►TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR◄

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información